• Lea Edición Impresa257cc8a11d296753edde708435e20882 vercion impresa

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 816
Lunes, 25 Julio 2016 11:53

La Veeduría Distrital, una entidad que quiere hacerse visible en la Capital

El veedor tomó posesión de su cargo el pasado 25 de febrero, y desde ahí ha estado atento a los requerimientos que la ciudadanía en temas de transparencia. El veedor tomó posesión de su cargo el pasado 25 de febrero, y desde ahí ha estado atento a los requerimientos que la ciudadanía en temas de transparencia. Foto: Archivo particular.

Con el fin de recuperar la credibilidad de la gente en las instituciones públicas y en los procesos que se desarrollan

En una entrevista exclusiva con el veedor Jaime Torres Melo, El Espacio conoció de primera mano los objetivos que tiene la entidad con los bogotanos y cuál será su participación en los temas trascendentales que están siendo debatidos.

¿Cómo ve a Bogotá después de la administración anterior y qué lecciones se pueden aprender de la alcaldía de Gustavo Petro que ahora se pueda seguir construyendo encima de ellas y puedan mejorar la vida de los Bogotanos?

Hay varias lecciones que tiene que aprender la ciudad, pero haría solo una aclaración y es que esto no es referente solo a la administración de Gustavo Petro. Creo que una ciudad debe ir aprendiendo cada vez a gobernarse mejor, independientemente quien es el gobernante.  En el escenario que la ciudad se gobierna cada cuatro años con un alcalde elegido popularmente y unos alcaldes locales que tienen un proceso mixto, que se elige un Concejo que hace control político, hay tres aprendizajes.

El primero es que los errores se pagan caro y con eso me refiero que la ciudad está  pagando costos muy elevados por el carrusel de la contratación.  Nada más hace unos pocos días la Procuraduría conceptuó que la corrupción le puede costar al país, al año, más o menos 20 billones de pesos.  En Bogotá el presupuesto anual puede llegar a ser de 17 o 18 billones para que la ciudad funcione, se hagan obras, para que los niños tengan alimentación y la capital es la cuarta parte del país, entonces cuanto le está costando. En eso está trabajando la Veeduría.

Lo que quiero decir es que los costos del carrusel de la contratación son muy altos, eso no quiere decir que estemos pagando solamente el contrato particular  de un proceso de corrupción determinado, lo que si quiere decir que  es un fenómeno que nos afecta a todos. Por eso, luchar contra la  corrupción es tan importante, por eso, transparencia, acceso a la información, rendición de cuentas y todos los temas que tienen que ver en la lucha anticorrupción, son una bandera de la Veeduría, porque un hecho de corrupción que ocurrió entre 2004 y 2008, que fue el momento más crítico en la ciudad, aún lo estamos pagando. Y esto nos avoca al segundo punto y es que la gente le perdió confianza a la administración. La ciudad debe aprender sobre la manera cómo se gobierna, porque la polarización solo hace que sea más costosa la toma de decisiones y hace más difícil participar.  Por ejemplo, cualquier gobierno que ha pasado por la ciudad, e incluso el actual, tiende a actuar de manera polarizada frente a los temas y no se abren los espacios de dialogo con la ciudadanía.  Si se va a hacer una obra, hay que hablar con los alcaldes locales, con los actores privados, los gremios, las universidades, pues nadie duda que se eligió un gobierno para que tome decisiones, pero llevarlas a cabo debe ser un proceso de dialogo social y en eso estamos convencidos. Por eso aquí hay una veeduría delegada en participación. 

El tercer punto sería la confianza, porque cuando los ciudadanos pierden confianza en el Estado, es muy difícil recuperarla y lo que nos estamos dando cuenta que ciudadanos mal informados en el proceso de participación de políticas públicas, termina en malas políticas públicas y cuando hay discursos y debates polarizados, los que terminamos con mala información son los ciudadanos, porque terminan sesgados.

La ciudad debe ser ambiciosa con los cambios que se propone, los gobiernos anteriores pudieron serlo en su momento y en su contexto, yo soy veedor desde febrero 25 y la ciudad debe abordar grandes proyectos y hay cosas que debe recuperar. Por ejemplo, Bogotá era líder en servicio al ciudadano, pues eso ayudaba en la transparencia y lo que hemos detectado con la Veeduría de quejas y reclamos, es que desde hace 15 años no se trabaja en la red de atención al ciudadano, a pesar que hay varios puntos de atención como los Cades, la red de quejas y reclamos. La idea es volver a acercarlos a la ciudadanía y que vuelvan a creer que el Estado les está dando servicios de calidad y en el nivel adecuado, que es justo lo que me cobran, que los privado son responsables también, que los ciudadanos podemos incidir y que los que tomas decisiones y que las entidades rinden cuentas.

Por ejemplo, lo que se ha venido haciendo con el Río Bogotá, pues este no es un tema de esta administración, sino que desde la época de Mockus se está hablando y se han invertido recursos muy cuantiosos, como en la PETARCanoas, en el proceso de la recuperación del Río y ahora que hay una propuesta de ciudad Río,  es el momento en que la ciudad pueda tomar decisiones en el contexto de construcción de paz en que anda el país, en el escenario del mediano plazo del posconflicto, al ciudad debe darle un liderazgo ambicioso con proyectos estratégicos a largo plazo.

¿Considera que la apropiación de la ciudadanía por Bogotá, evitaría la corrupción?

La corrupción es un fenómeno completo que se ataca desde dos frentes, la ciudadanía debe saber que existen unos lineamientos de política pública de integridad y no tolerancia con la corrupción que se trabajaron en el periodo de la veedora anterior desde esta oficina y nosotros recogimos ese trabajo y  esperamos que se vuelva una herramienta de gestión.  Cuando uno lee la política y eso es lo interesante, hay un tema cultural que  hay que trabajar, pero no solo desde la cultura ciudadana, sino el cumplimiento por la ley el respeto por la norma, eso pasa por el servidor público que cumple la ley y hay acciones concretas en la lucha contra la corrupción.  

Esto puede ayudar, que los ciudadanos estén comprometidos, que denuncien, pero la otra parte del problema es la de  los procesos y es bajarle a la impunidad, pues la aplicación de la política, debe contar con  mecanismos de contratación que sean claros, que las entidades rindan cuentas, que los ciudadanos se apropien de las herramientas anticorrupción, pues tenemos herramientas concretas. Le propusimos a la ciudad aterrizar esas políticas en una agenda de transparencia 2016 – 2020 y estamos trabajando esa agenda en volverla políticas para la ciudad.

Hay mucha gente que critica a la administración, pero ¿no cree que hay una doble moral que perjudica el desarrollo de la ciudad cuando sabiendo que es una ley pagar impuestos, no lo hace a tiempo?

Este es todo el componente de cultura ciudadana que recogimos, lo que se arrancó a hacer entre Corpovisionarios y la Secretaría de Cultura tiene que ver el tema  de movilidad, pero más delante ellos mismos vana trabajar el tema de tributación, pues la gente debe entender la importancia de pagar impuestos a la ciudad, si es a la ciudad la infraestructura que estoy utilizando, de pagar a tiempo los servicios, de respetar las filas y es fundamental para el tema de  la cultura de la legalidad que es la que debe atravesar todo el tema de la lucha anticorrupción.

¿Qué significa una Veeduría técnica, visible e incidente?

Yo soy esencialmente un profesor universitario, fui profesor en la Universidad de Los Andes, aún dicto en la universidad Javeriana y he dictado en otras universidades de Bogotá y del país.  Yo había estudiado el tema de Bogotá y escrito sobre ella, pero soy del pequeño porcentaje de personas que había entrado en la página de la Veeduría y descargado informes, cosa que solo hacen los equipos de prensa de los concejales y de las alcaldías, pero como investigador lo había hecho.  La primera tarea cuando entré a la entidad, fue conocer la gente, conocer los productos, conocer los procesos, esto  es una cosa más misional, saber quién hace qué y yo creo que no pasaron tres semanas cuando dije que uno de mis primeros diagnósticos era que la entidad le faltaba visibilidad.

Visibilidad  es que desde la entidad se producen muchos productos, metodologías, herramientas de gestión, reportes de contratación, pues es lo que más le duele a los bogotanos, hay informes sobre la eficiencia de las entidades, hacemos informes acerca de los compromisos de las  entidades en términos de contratación de acceso a la información, y eso le faltaba, pues la entidad no muestra de manera adecuada a los tomadores de decisiones.  Ser más visibles no quiere decir tener más pauta o salir más en los medios, sino que si nosotros hacemos un informe del sector educación, sobre la contratación en los fondos de desarrollo local orientada a los colegios, eso lo tiene que saber los alcaldes locales, la Secretaría de Gobierno con la sub secretaría de asuntos locales, como es de educación, la Secretaría de Educación, es decir, falta llegar a con los productos que teníamos a las personas que toman decisiones y uno de los pilares es que sea visible.

Pero a la vez y de ahí nace que sea técnica, lo único que nos va a blindar para que esos argumentos políticos para que los argumentos nuestros no sean politizados, que nosotros no estamos a favor ni en contra de la administración, y lo único que nos blinda en este debate es poder decir que tememos un argumento técnico, sólido y justificado sobre un análisis que se basa en datos, que tienen evidencias.

Eso quiere decir que esos productos que generan que son de un muy alto nivel técnico, los hace saber y los vuelve visibles.

Además queremos ser incidentes, que quiere decir que  vamos a cerrar el ciclo de la prevención, nosotros no estamos inventando el control preventivo en Bogotá ni mucho menos.  Eso ya se ha estudiado, en el país, pues  el Instituto de Estudios Técnicos de la Procuraduría ha trabajado el tema y tiene por lo menos 23 publicaciones que además se pueden acceder en la página de la entidad. Control preventivo no es solamente hacer la alarma.  Completar el ciclo de la prevención quiere decir acompañar a los responsables de la toma de decisiones de política y de la implementación de la política pública en que ajusten las ineficiencias administrativas que se detecten.

Es nuestra  responsabilidad si queremos hacer un verdadero control preventivo que sea integral y que sea transformador de la gestión y que solucionen los problemas que tienen.

¿Cómo va las investigaciones a la administración anterior?

Sobre la máquina tapahuecos hicimos un llamado de atención al tipo de contratación, que se refleja hoy en la investigación que se están adelantando las entidades que hacen control sancionatorio.

En cuanto al plan de desarrollo actual, queremos conocer su opinión frente a tres aspectos fundamentales, el primero es la construcción en la Reserva Van Der Hammen

Lo primero que necesita la ciudad es dar un debate amplio e informado sobre la propuesta del gobierno ya aún falta que el gobierno cuente bien cual es la propuesta que tiene.  El problema es en este  momento,  la toma de decisiones frente a la reserva está en el plan de manejo y la tiene la CAR y hasta  que no lo conozcamos, nos se va a poder hacer un debate. A la ciudad hay que informarle sobre lo que va a hacer, pues debe darse la oportunidad de decidir si quiere cambiar  este plan de manejo. Si la decisión es que no se va a cambiar el plan de manejo sobre la reserva, a nosotros nos corresponde defender la legalidad de esa decisión.

La venta de la ETB

Nosotros sacamos dos conceptos sobre el Plan de Desarrollo, uno técnico transversal a todo el plan y uno específico sobre los temas de transparencia, en cual  nos fue muy bien, porque había muy poco contenido frente a la lucha anticorrupción .  En el concepto técnico se hizo un llamado de atención, pero no solo por la ETB, sino en control preventivo. La decisión de vender o no la ETB se debe dar en los espacios de política de la ciudad, es una discusión entre el Concejo y el Gobierno, lo que nosotros debemos hacer es que cualquier decisión que se tome se haga dentro de la legalidad y se ejecute en cumplimiento. En medio de esto nosotros vamos a trabajar con la Procuraduría delegada para la vigilancia de la función pública que tiene una capacidad importante en este tipo de enajenaciones de bienes públicos muy importantes y nosotros que tenemos la información de Bogotá.  Vamos a trabajar en acompañar ese procesos para asegurarnos que lo que esta pasando en este momento que es la valoración de la compañía, se haga dentro del marco de la normatividad. Ahí no podemos decir si esta bien o mal venderla, lo único que se dice es que si se va a vender, se contrate una empresa, con un contrato claro, porque son recursos públicos y de que manera hace la valoración.  Si toman esa decisión, que no se haga sobre una valoración equivocada.

Plan de Desarrollo

Desde un principio dijimos que el Plan es ambicioso, que nos parece bien, pero que los costos son muy elevados, pues hay 16 billones que no están asegurados dentro del plan y creemos que o los aseguramos o se debe ajustar las metas y se le pide a la Administración que sea muy claro en que momento no se van a tener todos los recursos de financiación o si tenemos que decirle a la ciudadanía que ya no se va  a hacer todo lo que se tiene proyectado. 

No es que el  plan este desfinanciado, están los mecanismos, pero ahora se tienen que diseñar las herramientas para hacerlas realidad.

Una cosa es diseñar y otras es llevarlas a acabo, y eso es lo que pasa en la ETB, primero hay que valorarla, luego ofrecerla, licitarla y hacer toda la tarea.

¿Por qué que la ciudadanía ya no cree en los informes de la Administración?

Bogotá cuanta con tres organismos de control, el primero es el Concejo, la Personería y nosotros. En muchos temas por su competencia solo hace control preventivo, donde le dice a los Bogotanos, nos vamos a dedicar a construir información técnica y es lo único que blinda los argumento que tenemos.

Lo que los ciudadanos deben entender que una cosa es lo que el Concejo informa, otra lo que la Administración informa y la invitación es que la información que vamos a dar está blindada, es técnica y no depende del interés del Concejo o de la Administración.

¿Por qué los ciudadanos no conocen la Administración?

La mayoría es por el tema que ya conversamos de visibilidad, nos faltaba modernizarnos en venderos mucho mejor, en hacer mercadotecnia de los productos, pero si se ha pensado en  un boletín, en mirar la manera de contarle a los ciudadanos como son nuestros productos,  estamos haciendo alianza con Canal Capital, contar con columnas en los medios alternativos y este ejercicio es contar de los que hacemos.  No nos deben identificar solo porque identificamos un corrupto, sino facilitar que se tomen medidas anticorrupción, que se maneje la transparencia, que las ineficiencias administrativas bajen y seamos efectivos en nuestra función.  A la Veeduría le va a ir bien siempre y cuando a la ciudad le vaya bien.  Si los servicios se prestan mejor, si los resultados de política se ven más,  si los recursos se gastan mejor, si las ineficiencias bajan,  nosotros estamos haciendo la tarea y eso significa una mejor calidad de vida para los colombianos.